Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Como pocas veces, la entidad remarca de manera acertada la situación del sector, remarcando el crecimiento del consumo y de los precios, la inmovilidad salarial, la incidencia de la mano de obra en los productos lácteos y como se reparten los porcentajes en el precio final.

A través de la difusión de un video titulado “La industria lechera en tiempos de COVID-19”, la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA), describió la situación del sector, remarcando el crecimiento del consumo y de los precios, la inmovilidad salarial, la incidencia de la mano de obra en los productos lácteos y como se reparten los porcentajes en el precio final de los productos en góndola.

El informe

La cuarentena provocada por la pandemia retrajo la economía en general. Como contrapartida la misma disparó el consumo de productos sanitarios, higiénicos y alimentos de primera necesidad. Entre esos alimentos, se encuentran los lácteos.

  • Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), en el período enero/abril de este año, el consumo de leche creció casi 56 litros por habitante.
  • La producción de leche, en ese mismo período, comparada con enero del 2019, aumentó un 8,5%.
  • Las fábricas recibieron más leche y los trabajadores industrializaron más producto.
  • No hay sobrantes de productos, ni en Stock, ni en los depósitos. Las empresas vendieron más, sin duda, y nadie vende más para ganar menos.

Ahora, la contrapartida está en los salarios. La inflación del año 2019 fue del 53,8%, los productos lácteos en promedio aumentaron un 90%, los salarios crecieron sólo un 25%.

Recién en el año 2020, los salarios de los trabajadores lecheros incorporaron ese porcentaje de aumentos que le permitieron equiparar la inflación del año 2019.

El sector empresario pretende –denuncia ATILRA- contabilizar como aumentos del 2020, sumas pagadas este año que pertenecen a años anteriores porque fueron pactadas en su momento para compensar en parte las pérdidas que los trabajadores sufrieron por no percibir los aumentos en término, conforme se iba dando la inflación.

Para los industriales la ecuación fue simple: aumentar los productos, no otorgar incrementos salariales, maximizando así sus ganancias, afirman en ATILRA.

¿En la industria lechera los salarios son caros o baratos? Los salarios no son costosos o baratos si no en relación a la incidencia que tienen en el precio final del producto terminado. La incidencia de la mano de obra en la industria lechera es baja. En las empresas tecnificadas, no llega al 4%, pero para los cálculos ATILRA decidió tomar un promedio más amplio y generoso del 8%. Este porcentaje, además del sueldo, incluye cargas sociales, aportes sindicales, aportes a la Seguridad Social, litigios judiciales, ART, etc.

Veamos algunos ejemplos de la incidencia de la mano de obra: un queso que “doña Rosa” paga $333,75 el kilo, tiene incorporado en ese precio $ 12.84 pesos de mano de obra para todos los aportes, o sea, un 3,84% del valor total del producto. Si tomamos 1 litro de leche, que en la góndola cuesta $ 57,62, este costo tiene incorporado $ 2,87 que corresponde a la mano de obra, o sea, un 5% del valor total del producto.

Suele decirse, de mala fe, que la productividad de los trabajadores lácteos argentinos es baja: FALSO. La productividad de cada empresa tiene una relación directa con la tecnología incorporadas por cada empresa. Hay infinidad de empresas lácteas en Argentina que tienen inclusive en esta temporada baja altísimos niveles de productividad en lo que se refiere a cantidad de litros de leche procesados por trabajador por día.

Finalmente, la variación en la participación de los distintos sectores que conforman la actividad de acuerdo a datos revelados por IAPUCO (Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos).

En enero la participación de la materia prima fue del 34,40%. La industria se quedó con el 27,20%, el comercio con un 27,60% y los impuestos con el 10, 90%.

En mayo la participación de la materia prima fue del 34,80%, la industria se quedó
con el 30,40% el comercio con el 22, 80% y la participación de los impuestos fue del 11,90%.

Cómo se puede apreciar, la participación de la industria creció en el período un 3,20% tomando $53,40 el precio final del mix de productos lácteos. Si consideramos que se procesan 1000 millones de litros de leche al mes, eso en plata serían $53.400 millones de pesos mensuales.

Ese crecimiento del 3,2% de participación de la industria en la actividad equivale a 1.708.800.000 pesos mensuales.

Fuente: ATILRA


Compartir

administrator

1 Comment

  • Beke, marzo 21, 2020 @ 3:23 pm Reply

    Me too

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 3 =