Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Como si se tratara de una bestia, la cervecera más grande del mundo sale de caza por el mundo en la búsqueda por adquirir etiquetas de cerveza con bajo contenido de alcohol, un segmento que suponen tendrá un rápido crecimiento durante los próximos cinco años para satisfacer las demandas de consumidores que buscan cambios y, claro, menos alcohol en su cuerpo.

“Cuando representas más del 30% de la cerveza del mundo, tienes la responsabilidad de ofrecer una gama de productos”, dijo Laura Diamond, jefa de estrategia de consumidores de AB InBev en Europa, al negocio de bebidas durante la Cumbre Lo & No de esta semana.

AB InBev, que fabrica Budweiser y Stella Artois, ha estado en un esfuerzo por aumentar la cantidad de bebidas sin alcohol que vende y ha establecido un objetivo para que las bebidas sin alcohol y con bajo contenido de alcohol alcohólico constituyan una quinta parte de su producción mundial para 2025. Actualmente, el bajo contenido de alcohol y sin alcohol representan alrededor del 10% de los volúmenes totales.

Mil oportunidades. ¿Será una, dos, tres? ¿Cuál será la afortunada? AB InBev tiene sed y la quiere con bajo alcohol.

La cervecera lanzó equivalentes sin alcohol a Budweiser y Stella en el Reino Unido a principios de este año para capitalizar el rápido crecimiento de las bajas ventas de bebidas ABV en el país. Este último, dijo Diamond, tardó dos años en desarrollarse y ya ha obtenido dos premios de concursos de degustación de cerveza, un logro que hubiera sido inaudito para una cerveza sin alcohol hace solo unos años.

En marzo de este año, la Sociedad de Cerveceros Independientes registró un salto del 30% en las ventas de cervezas sin o con bajo contenido de alcohol desde 2016, y cada vez más espera tener una gama más amplia en pubs y bares. Otro estudio realizado por Euromonitor también ha demostrado que el mercado británico de cerveza sin alcohol o con bajo contenido de alcohol se ha duplicado en cuatro años. Antes del cierre, Euromonitor estimó que las ventas alcanzarían los £ 63 millones para fines de 2020.

Los cerveceros globales han respondido a la demanda creando alternativas sin alcohol a sus marcas insignia. Heineken lanzó una cerveza de 0.0% ABV en 2018 y vendió 15 millones de botellas en su primer año. Más recientemente, la cervecera irlandesa Guinness, que es propiedad del fabricante de vodka Smirnoff Diageo, introdujo una cerveza negra al 0.0% en el Reino Unido e Irlanda con miras a extenderla a más mercados el próximo año. La cerveza fue retirada del mercado esta semana por temor a la contaminación, pero tal como suponemos en Negocios Líquidos, Diageo confía plenamente que en el tiempo menos pensado podrá comenzar a producir nuevamente.

Al mismo tiempo, las cervecerías artesanales que históricamente han luchado por competir con los productores multinacionales en el bar están ganando participación de mercado al invertir en una producción de cerveza con bajo contenido de alcohol. Lucky Saint, una marca con sede en el Reino Unido que vende una Pilsner de bajo ABV elaborada en Alemania, registró un aumento del 300% en las ventas en línea durante el cierre, lo que ayudó a compensar las pérdidas causadas por el cierre de bares y restaurantes este año. Mientras tanto, Big Drop, con sede en Suffolk, que crea sus propias recetas y luego se asocia con pequeñas cervecerías internacionales para elaborar sus cervezas con 0,5% de ABV, recientemente obtuvo £ 1 millón (libras) para comenzar a exportar a Australia y América del Norte . Uno de sus patrocinadores más destacados es Mark Hunter, ex director ejecutivo del gigante cervecero estadounidense Molson Coors.

Hasta ahora, la mayoría de los cerveceros se han centrado en ampliar la gama de cervezas disponibles en marcas conocidas para adaptarse al creciente número de consumidores que moderan su consumo de alcohol. El razonamiento de AB InBev sobre esto, dijo Diamond, es centrarse en productos “locales, de calidad y sostenibles” para reclutar consumidores que ya disfrutan de cervezas más establecidas dentro de la cartera en la categoría. La cervecera belga lanzó una versión al 0,0% de su cerveza rubia Leffe en Europa el año pasado, por ejemplo, y dijo que “ha impulsado un gran crecimiento en Francia para nosotros”.

Sin embargo, Diamond le dijo al ortal inglés The Drinks Business que AB InBev no ha descartado adquirir nuevas marcas con cifras de ventas prometedoras para cumplir con su objetivo y adelantarse a la competencia.

“Hay mucho espacio para crecer para nosotros, escuchamos a nuestros consumidores con la billetar en la mano y es allí donde la adquisición podría jugar un papel”, dijo Diamond.

“La pieza más importante hoy en día debe tener mejores estructuras de memoria para estas marcas. Todavía estamos construyendo credibilidad detrás de por qué tomaría una cerveza sin alcohol, por lo que necesitamos tener aún más ofertas “.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *