Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

La administración Trump dejó el cargo hace más de un mes, pero los productores de bebidas espirituosas continúan sintiendo los impactos de la guerra comercial. Todo puede ser peor. La UE se prepara a aumentar los aranceles de la UE al whisky estadounidense, los analistas de la industria advierten que la consecuencia será devastadora.

El martes pasado, la Asociación de Destiladores de Kentucky (KDA) anunció que las exportaciones de bourbon de Kentucky cayeron un 35% en 2020. Los envíos a la UE, el mercado de exportación tradicionalmente más grande para este tipo de productos, cayeron muy fuerte, un 50%.

Unas cifras que solo pueden provocar dolor, a los productores, a los trabajadores, una lectura dolorosa para los destiladores de Kentucky. Por si no fuese suficiente, los miembros de la KDA dicen que todavía falta lo peor. El 1º de junio próximo se espera que la UE duplique sus aranceles sobre el whisky estadounidense del 25 al 50 %.

No lo van a olvidar fácilmente. Trump ya no está pero las consecuencias de sus políticas comerciales seguirán un tiempo más.

“Hemos dicho durante dos años que somos cautelosamente optimistas de que se podría llegar a un acuerdo”, le dijo Eric Gregory, presidente de la KDA, al medio especializado Vine Pair, y muy preocupado agrega que “ahora estamos empezando a hacer sonar más las alarmas porque los números demuestran que esta crisis tendrá un impacto devastador”.

Las disputas comerciales en curso que afectan a los destiladores estadounidenses se remontan al 31 de mayo de 2018, cuando Estados Unidos gobernada por Donald Trump impuso aranceles a los productos de aluminio y acero de la UE. En rápida represalia, la UE introdujo aranceles del 25% sobre varios productos estadounidenses, incluido el whisky.

Según datos del Gabinete de Kentucky para el Desarrollo Económico, las exportaciones totales de whisky estadounidense han caído un 35% desde 2018 a 319 millones de dólares. Las exportaciones a la UE, específicamente, cayeron de 257 millones en 2018 a 135 millones de dólares en 2020, una disminución total del 48%.

Trabajando con la KDA, los representantes de Kentucky, John Yarmuth y Andy Barr, están redactando una carta pidiendo a la administración del nuevo presidente Biden que suspenda los aranceles e inicie las negociaciones. Los políticos y las asociaciones planean enviar la carta una vez que se confirme a Katherine Tai, la nominada de la administración Biden para representante comercial de Estados Unidos.

En los últimos días, Tai ha comentado públicamente la necesidad de reconstruir las relaciones comerciales con los aliados estadounidenses. Los comentarios fueron elogiados por el Distilled Spirits Council (DISCUS), una organización de la industria que también espera que la administración Biden actúe rápidamente para resolver los aranceles que afectan a los destiladores estadounidenses de todos los tamaños.

“Con la fecha límite del 1º de junio, cuando se espera que se van a duplicar los aranceles de la UE sobre el whisky estadounidense, hacer una pausa en los aranceles es fundamental para la supervivencia de muchas pequeñas destilerías estadounidenses”, dice Lisa Hawkins, vicepresidenta senior de asuntos públicos de DISCUS.

La KDA es igualmente inquebrantable sobre la necesidad de una acción rápida. Gregory insta a las partes de ambos lados a sentarse a la mesa, “de ser posible con un vaso de whisky de por medio” y así comenzar a hablar de nuevo.

“No hay ganadores en las guerras comerciales, solo consecuencias”, dice Gregory. “El daño al bourbon de Kentucky y los licores estadounidenses en general son una consecuencia de esta guerra comercial en curso. Necesitamos lograr algo antes de que se produzca un daño real a largo plazo en esta industria”.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *