Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

La Reforma Fiscal de 2017 vencía el 31 de diciembre pero la política se puso de acuerdo y así la industria evitó un aumento de impuestos potencialmente desastroso. El Senado de Estados Unidos aprobó un paquete de estímulo por valor de casi 900.000 millones de dólares y los productores de alcohol se beneficiarán de una reducción permanente del impuesto al consumo. El peligro no terminó, si la administración Biden no actúa rápidamente es posible que los problemas hayan terminado.

El 21 de diciembre pasado, fue un día realmente importante para la industria de las bebidas alcohólicas de los Estados Unidos, el mayor productor mundial de bebidas y, por supuesto, también el mayor consumidor en valor. El gran día comenzó bien temprano, la Cámara de Representantes votó de manera favorable un paquete de ayuda a la golpeada industria, no solo por la pandemia sino también por cuatro duros años de batallas arancelarias en todos los frentes. Si, claro, a Donald Trump no le quedó nadie con quien pelearse.

Finalmente, hace apenas 10 días, el día terminó en el Senado estadounidense que votó 92-6 a favor del paquete de ayuda económica. El proyecto de ley de 5.593 páginas se envió a la Casa Blanca para que el presidente Trump lo convierta en ley.

Las organizaciones de la industria se tomaron muy seriamente el problema y comunicaron directamente a sus consumidores.

Entre las disposiciones se encuentran una exención permanente del impuesto al consumo para los cerveceros, destiladores y productores de vino. Significa que las exenciones fiscales que figuran en la Ley de reforma fiscal y modernización de bebidas artesanales (CBMTRA) -entró en vigor en 2017- que vencían el 31 de diciembre continuarán al menos por el próximo año.

Sorprendentemente irónico, Donald Trump y Joe Biden son abstemios, ambos ya no toman ni una gota de alcohol, sin embargo, las decisiones tomadas en los últimos meses por la administración saliente de Trump y los que tomará la administración entrante de Biden podrían alterar la trayectoria de lo que fue el auge de las bebidas artesanales en los Estados Unidos durante la última década.

El acuerdo entre ambas administraciones, saliente y entrante, ha sido bien recibido por la industria. Jim Trezise, ​​presidente de WineAmerica, lo calificó como un “gran avance” sin dejar entrever que hasta podría ser un hito histórico como lo fue hace un siglo la Ley Seca..

“Esta nueva certeza sobre las tasas impositivas futuras permitirá a las bodegas planificar con confianza futuras inversiones en empleados, instalaciones y marketing, beneficiando a las economías nacional, estatal y local” agregó el bodeguero Tresize.

El presidente y director ejecutivo del Distilled Spirits Council, Chris Swonger -experto en relaciones gubernamentales-, tampoco fue muy efusivo pero más allá que muchas pequeñas destilerías desaparecieron y cientos de restaurantes no abrirán nunca más, dijo fríamente que las medidas apoyarían a las “destilerías artesanales que luchan y necesitan ayuda económica”.

“Al hacer que las tasas impositivas reducidas sean permanentes para los pequeños destiladores, el Congreso está protegiendo los empleos, impulsando las comunidades y ayudando a que estas empresas vuelvan a un camino de estabilidad y crecimiento. Esperamos que el presidente firme rápidamente este paquete como ley ” se despachó el egresado de la Universidad de Texas.

El proyecto de ley también aumenta los fondos para el Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP), un préstamo que ayudará a las pequeñas empresas que quedaron en pie a mantener a los trabajadores en su nómina.

El paquete de ayuda no es suficiente. La industria, los países exportadores y las
asociaciones de restaurants, bares y pubs en alerta.

Bob Pease, no se guardó nada, claro, es el presidente y director ejecutivo de la Asociación de Cerveceros, agregó: “Al igual que otras pequeñas empresas, muchas pequeñas cervecerías, cervecerías y tabernas han sido devastadas por las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19. Esta legislación y programas como el Programa de Protección de Cheques de Pago son vitales para ayudar a los pequeños cerveceros a enfrentar este desafío económico y de salud sin precedentes. Creemos firmemente que la pequeña industria cervecera de Estados Unidos puede volver a su increíble crecimiento y vitalidad, pero debemos superar estos desafíos inmediatos “.

Si bien la APP y otras medidas incluidas en el proyecto de ley ayudarán al sector hotelero, no existen esfuerzos de ayuda directa que se apliquen a la industria. Los más realistas no desconocen que a pesar de esta victoria, la industria enfrenta muchos meses más de aguas traicioneras mientras continúa navegando por las guerras arancelarias en curso. 

No solo en la industria de las bebidas critican a la burocracia política por lo fuera de sintonía que Washington puede estar con el resto del país pero este cóctel dañino de COVID-19 y aranceles pone esa realidad en un enfoque extremadamente cercano.

La Asociación Nacional de Restaurantes, sin embargo, señala que hay “disposiciones únicas destinadas a ayudar a la industria de los restaurantes” en el PPP. Por ejemplo, el PPP ofrece a las empresas un préstamo condonable basado en 2,5 veces sus costos de nómina mensuales pero los restaurantes pueden solicitar préstamos condonables basados ​​en 3,5 veces los costos de nómina mensuales.

Otros beneficios en el proyecto de ley incluyen la deducibilidad de los gastos comerciales pagados con préstamos PPP, la mejora del Crédito tributario por retención de empleados (ERTC), la extensión del Crédito tributario por oportunidad de trabajo aumentada (WOTC) y una mayor deducción fiscal para comidas de negocios.

El descendiente de irlandeses, Sean Kennedy, vicepresidente ejecutivo de asuntos públicos de la Asociación Nacional de Restaurantes, dijo sin eufemismos que “los restaurantes han esperado meses por un proyecto de ley de ayuda integral que refleje la magnitud de esta crisis. Esta acción bipartidista es un pago inicial que reconoce el daño único que la pandemia está infligiendo a nuestra industria. Queda mucho por hacer, más por lograr y continuaremos presionando en 2021 a nivel federal, estatal y local en nombre de la industria, nuestros empleados y nuestros clientes ”.

En la misma línea pero duramente crítico fue la opinión que hizo público la Independent Restaurant Coalition que no dudó en definir que el proyecto de ley “se queda muy corto”.

Una declaración del grupo decía: “Los pequeños cambios en la financiación de las asociaciones público-privadas para restaurantes independientes ganarán tiempo para que el Congreso negocie un plan más sólido, y estamos agradecidos con muchos legisladores en la Cámara y el Senado que lucharon por esos cambios. Pero no se equivoquen: los restaurantes y bares independientes seguirán cerrando sin alivio adicional este invierno, dejando a millones más sin trabajo“.

Motivados por los productores, las asociaciones de consumidores también hicieron llegar sus inquietud a los legisladores.

En el mismo sentido, el Distilled Spirits Council de los Estados Unidos ha informado que más del 40% de las ventas y el 30% de los puestos de trabajo en las destilerías se han evaporado como resultado de la pandemia, y la industria cervecera ha estimado que en los próximos meses se podrían perder más de 600.000 puestos de trabajo relacionados con el sector cervecero. Lamentablemente, la situación podría empeorar antes de mejorar a medida que nos dirigimos hacia los largos y fríos meses de invierno, donde comer y beber al aire libre se vuelve aún más inviable para todo el sector de restaurants, bares, pubs y hotelería. 

Todo esto para decir, si los estadounidenses quieren seguir disfrutando de la enorme oferta de productos de las cervecerías, destilerías y sidras que están apareciendo en paisajes urbanos y rurales, entonces el mundo de las bebidas necesita alivio en múltiples frentes y no solo para la industria que los produce. La administración Biden tiene una de las oportunidades más importantes en un siglo para brindar una mano de ayuda muy necesaria. 

En los Estados Unidos y en los países exportadores se preguntan si, en estos 4 años de un Presidente como Trump, los políticos de Washington, ¿aprendieron la lección?


Compartir

administrator

1 Comment

  • Lin Mee, marzo 14, 2021 @ 4:20 am Reply

    You can definitely see your skills within the article you write. The arena hopes for more passionate writers such as you who aren’t afraid to mention how they believe. Always follow your heart.|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =