Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Los distribuidores y los comercios minoristas de vino del Reino Unido describieron así, “inundados”, a la situación de sus stocks luego de descubrir que la popular marca de la bodega australiana fue víctima de los falsificadores de bebidas. Los primeros indicios que descubrieron los investigadores de la estafa señalan a sofisticadas bandas chinas.

La falsificación de vinos de marca sigue la tendencia alcista. En Italia, en Paraguay, en Francia y en Brasil, cualquier país consumidor de vinos puede caer en la trampa de descorchar un vino con una etiqueta falsa y, lógicamente, un producto de menor valor en su interior. Los escándalos son cada vez más seguidos, etiquetas italianas, australianas, argentinas y chilenas, vinos premium y otros no tanto.

Este lunes, según informa el diario inglés The Mirror, comerciantes de bebidas denunciaron que se han encontrado botellas de YellowTail Merlot, Cabernet Sauvignon, Shiraz y Pinot Grigio falsos en tiendas de todo el Reino Unido. Se dice que los vinos cuentan con etiquetas de gran calidad que engañan a los minoristas del Reino Unido para que los almacenen.

Los oficiales de normas comerciales han iniciado una investigación tras una serie de quejas de clientes sobre los vinos YellowTail que se venden en el supermercado KVK en Sutton Coldfield en West Midlands. Los agentes incautaron 41 botellas del sospechoso YellowTail, que el propietario de la marca, Casella, confirmó que eran falsas. Se han incautado botellas similares de otras partes del Reino Unido.

Según The Mirror , los oficiales de estándares comerciales creen que los falsificadores son parte de un negocio internacional que explota el lucrativo mercado del vino del Reino Unido.

Ewan Lacey, director global de logística de bebidas de Hellmann Worldwide Logistics, dijo al periódico que las falsificaciones podrían provenir de China.

Los oficiales de normas comerciales creen que los falsificadores son parte de un negocio internacional que explota el floreciente mercado de vinos del Reino Unido -el mayor importador de vino del mundo- por valor de 3.200 millones de libras esterlinas. 

Según Lacey, las bandas de origen chino trabajan desde hace tiempo en China y afirma sin temor que “China es un epicentro de vinos falsificados. Embotellan vino de otros países que han comprado por apenas un dólar”.

Un portavoz de los estándares comerciales de Birmingham dijo a The Mirror : “Esta es una operación a gran escala, probablemente originada en el extranjero, que utiliza bandas del crimen organizado en el Reino Unido para distribuir y vender los productos”, y agregan con preocupación que “la estafa podría causar un daño incalculable a las marcas verdaderas, puede provocar que los consumidores no solo no quieran comprar esas marcas que ya fueron víctima sino, posiblemente, otras también”.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + diecisiete =