Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Como si de una ola se tratara, después de la adquisición de Ponzi Vineyards por parte de la tradicional casa de Champagne Bollinger, el viñedo biodinámico Cowhorn se ha convertido en la tercera bodega del estado de Oregon, EE.UU., en cambiar de manos durante el mes de abril. Analistas aseguran que habrá muchas y vendrán con cambios. 

Mientras la familia Bollinger -famosa entre otras cosas por ser el champagne de James Bond- espera la aprobación de su oferta por parte de las autoridades fiscales para comenzar a fabricar Pinot Noir en el estado de Oregon, EE.UU., antes de finalizar el mes de abril se produjeron otras dos importantes ventas de bodegas de la misma región que parece haber logrado un gran atractivo para inversores de la industria del vino.

Según lo informado por el sitio web Oregon Live del periódico local The Oregonian, los viñedos de Barbara y Bill Steele conocida como Cowhorn Vineyard & Garden también cambiarán de manos luego de 18 años de ser adquirida por la pareja. La bodega con sede en Applegate Valley se venderá a un grupo de inversores estadounidenses, liderado por Katherine (Mini) Banks (experta en modas, marketing y comunicaión), quien se convertirá en gerente general de la bodega y supervisará sus operaciones.

Este mes también se anunció la venta del viñedo de Oregon Redford Wetle Farms a Baryla Wines. El viñedo orgánico de 3ha es parte de una finca más grande que fue cultivada por Myron Redford y su esposa Vikki Wetle desde 1987. El viñedo está plantado con Pinot Noir, Gamay Noir, Albariño y Sauvignon Blanc. Myron Redford también fundó Amity Vineyards 1974, responsable del primer vino orgánico y Gamay Noir en Oregon. Redford vendió Amity a Union Wine Company en 2014.

Los europeos a la caza de oportunidades en EE.UU.

Etienne Bizot (izq.), director de Bollinger Champagne y parte de la familia fundadora de la bodega francesa.

Una tarde de fin de semana, Etienne Bizot, director de Bollinger Champagne, estaba bebiendo vino en la terraza de los viñedos Ponzi de Oregón. Estaba de vacaciones, jugando a ser turista en el valle de Willamette, el corazón del territorio pinot noir del estado. Mientras comparaba tres pinots Ponzi diferentes junto con un plato de queso, miró las enredaderas. Se veían espléndidos.

Eso fue hace dos años dice la agencia de noticias Bloomberg. Este mes, la casa matriz SJB de Bollinger & Ayala en Champagne -también propietaria de Chanson Père & Fils en Borgoña, Delamain en Cognac y Langlois-Chateau en el Valle del Loira- compró Ponzi, la primera adquisición fuera de Francia para su empresa familiar, Société Jacques Bollinger. 

Y la familia Ponzi, una de las pioneras fundadoras de Oregon hace 50 años, se convirtió en la última estadounidense en vender una finca vinícola histórica.  

Este acuerdo de alto perfil es parte de una nueva ola de viticultores europeos que buscan puntos de apoyo comercial en los EE. UU., justo cuando algunas de las bodegas más antiguas de Estados Unidos están listas para reducir pérdidas y levantar ganancias.  

“Si hay algún lugar fuera de Francia donde sentimos que es fundamental invertir, es en los EE.UU., explica Bizot y agrega que “durante varios años hemos considerado en silencio oportunidades pero finalmente es con la familia Ponzi que sentimos que hemos encontrado el momento y la oportunidad ideal”.

“Es un mercado que está a punto”, dice Rob McMillan, vicepresidente ejecutivo y fundador de la División de Vinos de Silicon Valley Bank. “He estado observando de 9 a 12 empresas vitivinícolas europeas en busca de activos”. El ejecutivo, cree que es el inicio de una ola y espera más ventas a lo largo de este y el próximo año.

Una encuesta reciente de SVB encontró que casi el 50% de las bodegas de Napa y Sonoma consideran vender una posibilidad en 2021. Para algunas regiones, incluida Sierra Foothills, un refugio de zinfandel al este de Sacramento que alguna vez fue el epicentro de la fiebre del oro, esa posibilidad de venta alcanza hasta un 80%.

Nuevos propietarios ¿nuevas reglas? ¿nuevos vinos?

relates to Posh French Winemakers Pounce on Big American Vineyard Selloff
Viñedo Aurora de Ponzi en las montañas Chehalem AVA, Willamette Valley, Ore.Fotógrafo: Andrea Johnson

Para algunos es casi una obviedad. Sí, la última afluencia europea aporta aún más bouquet y aroma internacional a las regiones vinícolas estadounidenses. ¿Influirá en el estilo de los vinos? Probablemente. Después de que François Pinault, propietario del primer crecimiento Château Latour, comprara Araujo Estate de Napa en 2013, los vinos se han vuelto más precisos y, claramente, más elegantes y, porque no, afrancesados.

Pero no todo cambiará. Bizot, por ejemplo, no tiene planes de crear un espumante estadounidense que pueda ser digno del viejo James Bond. Al menos no todavía. Busca impulsar la reputación de los pinots y chardonnays que Ponzi supo elevar entre los mejores del mercado local y del mundo y entonces, de la mano de ese prestigio aprovechar el conocimiento y los canales de ventas de Bollinger en los EE.UU.

“En general, los productores franceses han sido los principales inversores en la industria del vino de EE. UU., Seguidos de otros países”, explica Mario Zepponi, de la firma de fusiones y adquisiciones Zepponi & Co., quien además agrega que los viticultores extranjeros están motivados por el acceso a los consumidores estadounidenses y el mercado de vinos más grande del mundo.

Sin mencionar que los precios de los viñedos en Oregón y California están muy por debajo de los de Champagne, Borgoña y Burdeos y de algunas regiones europeas prestigiosas como las de España e Italia.

Los precios son correctos

relates to Posh French Winemakers Pounce on Big American Vineyard Selloff
El rancho de Cathiard Family Estate.Fuente: Cathiard Family Estate

Lo que motiva a los vendedores, dice McMillan de SVB, son “las valoraciones del mercado más altas de todos los tiempos”. Al igual que Anna Maria y Luisa Ponzi, otras familias de vinos están repensando estrategias para el futuro, teniendo en cuenta los crecientes desafíos, costos y riesgos de administrar una bodega independiente en la actualidad.

El creciente número de bodegas aumenta la competencia en el mercado y ahora es más difícil para las pequeñas propiedades familiares vender a través de canales mayoristas. El número de estos se está reduciendo debido a la consolidación, y la pandemia y los recientes devastadores incendios no han ayudado. Si eso no fuera suficiente, en Estados Unidos no es como en Europa o Argentina y Chile y las generaciones más jóvenes no siempre quieren seguir los sueños de sus padres.

En 2020, los propietarios familiares de la finca Flora Springs de Napa, fundada en la década de 1970, vendieron su viñedo y bodega de 114 hectáreas (pero no la marca) al Château Smith Haut Lafitte de Burdeos, que adquirió su primera propiedad estadounidense. Lo llaman Cathiard Family Estate.

Un par de meses más tarde llegó la noticia de que el pionero del cabernet de Napa Diamond Creek Vineyards, fundado por el difunto Al y Boots Brounstein en 1968, había sido adquirido por Frédéric Rouzaud, presidente de Maison Louis Roederer. También propietario de Bordeaux Château Pichon-Lalande, se había hecho con la bodega estrella de Sonoma, Merry Edwards, en 2019.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *