Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El #CabernetSauvignonDay se instauró hace más de 10 años en EE.UU. En Sudamérica no queda muy claro cuál es el día. En las viñas argentinas se festeja toda la última semana de Agosto. Mientras, la versión argentina del varietal emblema de Burdeos, se posiciona en el mercado mundial ofreciendo tres estilos de gran calidad e inmejorable precio.

Como no podía ser de otro modo “el Rey de las uvas tintas” tiene su #DiadelCabernetSauvignon y se festeja en todo el mundo todos los últimos jueves del mes de agosto, casi al final de la vendimia de Burdeos, la ciudad francesa donde se conoció por vez primera esta cruza de Sauvignon Blanc y Cabernet Franc.

Partiendo desde esas tierras que lo hicieron famoso, un día le tocó viajar a través del mundo y su fama siguió creciendo, como si de un rockstar se tratara. Y si, el Cabernet Sauvignon es “La Rey de las Uvas Tintas” allá donde se plante, en China, Australia, Estados Unidos, Italia, Chile o acá mismo en la Argentina.

En la Argentina su derrotero es curioso. Cuando llegó, allá a fines del Siglo XIX, vino junto con el Malbec, ambos varietales fueron plantados en nuestras tierras pero en poco tiempo el Cabernet Sauvignon se fue ganando el corazón del paladar argentino y, por supuesto, del mundo que lo adoraba también.

El tiempo pasó y el aprecio por su equilibrio natural fue pasando poco a poco a manos de su cepa amiga –con quien suele hacer una muy buena pareja- que después de un siglo convenció a los habitantes de estas tierras que nada podía ser mejor que un Malbec.

A no confundirse más allá del Malbec, el Cabernet Sauvignon sigue reinando en el mundo y acá en la Argentina sostiene no solo representatividad a través de distintos estilos sino también excelente calidad y, por supuesto, frente a la competencia, un precio  realmente inmejorable.

Si con eso no fuera suficiente -la calidad y el precio-, el Rey de las uvas tintas tiene una particularidad que lo hace único frente a los cabernet de Francia, Estados Unidos y Chile.

Las cerca de 15 mil hectáreas plantadas en la Argentina de Cabernet Sauvignon provienen de climas continentales, de terroirs de altura, de viñedos bien alejados de la influencia del mar.

En Mendoza, por ejemplo, hay viñas que se desarrollan en el clima seco y cálido de las alturas de Maipú y Luján de Cuyo. Más del 70% de los viñedos están en las alturas –entre 700 y 950 mts. de altura- de Mendoza.

“Producimos los mejores Malbec del mundo, en ese categoría estamos acostumbrados a los reconocimientos, pero destacarnos con el Cabernet Sauvignon fue un hito en la historia del vino argentino”, explica Rodolfo “Opi” Sadler, enólogo de La Mascota Vineyards que en 2018 se ganó el mayor reconocimiento para un vino argentino en el certamen Vinalies Internationales celebrado en Francia.

También en Mendoza pero tomando más altura todavía, en Tunuyán, Gualtallary, Vista Flores y Altamira, el Rey hace conocer características intensas y frescas, esas que se obtienen más allá de los 1.000 mts. de altura donde el frío, el suelo pedregoso y el sol hacen que sus uvas entreguen vinos comparables a los mejores cabernet del mundo.

Pero como la argentina vitivinícola es ancha y alta, el cabernet también se siente bien a más de 1.700 mts. en el medio del sol y el desierto de los Valles Calchaquíes en la provincia de Salta. Ahí la amplitud térmica suele moverse entre 20º de la noche a la mañana. De ahí también se reconocen a los cabernet sauvignon como los mejores vinos del mundo.  Alejandro Pepa, enólogo de Bodega El Esteco explica que “la altura y el sol logran una concentración y una intensidad difícil de encontrar en otros cabernet oceánicos, acá logramos mucha concentración con notas de pimienta negra y morrones.”

Más allá de todo lo que podamos contar sobre el Rey de las uvas tintas, razones sobran, elegir entre un Malbec o un Cabernet Sauvignon argentino no es una decisión difícil, cualquiera de las dos opciones nos asegura estar bebiendo lo mejor de lo mejor que puede hoy ofrecer un viñedo en cualquier lugar del mundo.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − tres =