Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs

Nestlé Waters North America está invirtiendo en Timeplast, una startup que investiga tecnología que minimiza el impacto del plástico reciclado incorrectamente que filtra toxinas al medio ambiente. La sostenibilidad ha sido un enfoque central en la multinacional con sede en Suiza que planea gastar hasta 2.100 millones de dólares para cambiar sus envases de plásticos vírgenes a plásticos reciclados de calidad. Nestlé proporcionará financiación y apoyo adicional para evaluar la tecnología de Timeplast.

La sostenibilidad es un gran negocio para Nestlé. En enero pasado, la compañía anunció que no solo invertiría miles de millones en cambiar sus propias soluciones de envasado a materiales más amigables con el medio ambiente, sino que también lanzaría un fondo de riesgo de envasado sostenible con 260 millones de dólares para invertir en empresas del sector de envasado que inviertan en tecnología y desarrollo.

Ambientalistas se quejan. Las inversiones son insuficientes. Peor aún, el negocio de botellas plásticas no es tan redituable.

Si bien Timeplast encaja en el molde de la puesta en marcha, no busca desarrollar otra solución de envasado hasta ahora. En cambio, tiene como objetivo aliviar los problemas existentes por el vertido de plásticos en vertederos, como la lixiviación de toxinas al medio ambiente. Solo el 9% de todo el plástico desechado desde 1950 se ha reciclado, según un estudio de 2019 del Centro de Derecho Ambiental Internacional , por lo que abordar el estado final del plástico es una consideración tan importante para las empresas como reducir la fabricación de plásticos vírgenes.

El mayor uso de plástico de Nestlé se encuentra en su división de agua embotellada, que produce y distribuye marcas como Poland Spring y  Nestlé Pure Life.  En junio, Nestlé Waters North America duplicó la cantidad de plástico PET reciclado (rPET) utilizado desde 2019 en su cartera nacional de EE.UU. al 16,5%, según la compañía. Sin embargo, Greenpeace en 2018 clasificó a Nestlé  como uno de los peores contaminadores plásticos en América del Norte y del Sur. En términos de volumen, el uso total de envases de plástico de Nestlé en 2019 fue de 1,5 millones de toneladas métricas,  según el sitio web de la compañía , lo que equivale a un tercio del total en sus negocios.  Solo se recicló el 2% de la cantidad total de plástico utilizado para sus productos.

Timeplast marca la última inversión de Nestlé en empresas que tienen como objetivo reducir el impacto del plástico desechado incorrectamente. En el segundo trimestre de este año, la compañía de alimentos más grande del mundo fue una de las primeras en asociarse con la firma química Carbios en ensayos a escala industrial de una nueva enzima que puede descomponer el plástico PET en material apto para alimentos en cuestión de horas. 

A principios de este año, Nestlé también invirtió 30 millones de dólares en el fondo de capital privado de la firma de inversión Closed Loop Partners, cuyo objetivo es mejorar la infraestructura de reciclaje de EE.UU. y obtener acceso a plásticos reciclados de calidad alimentaria.

A pesar de estos avances tecnológicos, los consumidores se han alejado de la categoría de agua embotellada debido a preocupaciones sobre el impacto ambiental de las botellas de agua de plástico. Bloomberg informó en junio pasado que la unidad de agua embotellada de Nestlé registró sus peores ventas en una década el año pasado. 

Dado que el agua representa aproximadamente el 8% de las ventas totales de Nestlé y menos del 5% de las ganancias, según los datos de Jefferies destacados por The Wall Street Journal, las continuas disminuciones en la categoría podrían tener efectos sustanciales en los resultados de la compañía.

Con esta tendencia a la baja en mente, Nestlé está considerando vender  la mayor parte de su unidad de negocios Nestlé Waters en Norteamérica .  Pero incluso con su futuro incierto dentro de la empresa, Nestlé Waters aún puede mejorar su perfil de plástico. Si la asociación Timeplast produce una solución antes de la venta, la unidad de negocio podría tener un precio más alto ya que sus botellas incorporarían una tecnología valiosa que las hace menos dañinas para el medio ambiente. Nestlé también podría incorporar la nueva información que obtuvo a otras partes de su negocio más allá del agua embotellada.

Otras empresas, como Coca-Cola, han señalado que no eliminarán por completo el plástico de sus carteras porque a los consumidores les gustan los envases livianos y reutilizables. El plástico tiene otras ventajas, incluido un menor costo y la capacidad de proteger los productos y soportar cambios de temperatura. Si la asociación Timeplast puede hacer que el plástico sea menos dañino para el medio ambiente, podría incitar a otras empresas a fabricar plástico reciclable como material de embalaje principal.

Las ONG verdes consideran que el esfuerzo es insuficiente

Una imagen de un río en Thailandia, es de 2016 pero la misma imagen podría pertenecer a cualquier lugar del mundo ahora.

Más allá de los esfuerzos de Nestlé y otras compañías líderes, en la ONG Greenpeace dicen que “desafortunadamente, los compromisos recientes de corporaciones como Coca-Cola, Nestlé y PepsiCo para abordar la crisis, continúan confiando en soluciones falsas como reemplazar el plástico con papel o bioplásticos y confiar más en un sistema de reciclaje global que no funciona”, expuso Abigail Aguilar, coordinadora de la campaña de plásticos de Greenpeace para el área del sudeste asiático.

Para dimensionar este conflicto, se estima que de todos los envases lanzados en el mundo a lo largo de un año, solo el 9 por ciento resulta reciclado por algunas de estas compañías de venta masiva.

Desde la organización Break Free From Plastic agregaron un dato que dejaría en evidencia que la inversión realizada por las grandes compañías de CPG no es suficiente y dicen que “durante este año -a modo de muestra- se recolectaron 346.949 desechos plásticos de los cuales el 63 % pertenecían a marcas de consumo reconocidas globalmente. De Coca-Cola se encontraron 13.834 piezas de plástico, más que Nestlé y PepsiCo juntos (8.633 y 5.155 correspondientemente)“, las tres líderes absolutas del ránking de empresas contaminantes de todo el mundo.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *