Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

El jefe de inversiones del Bordeaux Index , Matthew O’Connell, le dice al periodista de The Drinks Business James Lawrence por qué la gente debería respaldar activos duros durante estos tiempos turbulentos, desde vinos finos, un whisky añejo y hasta algunas criptomonedas.

El portal de bebidas The Drinks Business sorprende con un artículo en el que un asesor de inversiones del Siglo XXI propone mirar con buenos ojos y agudizar la visión en inversiones poco tradicionales. Claro, a primera vista, cualquier cartera de inversiones que atribuya características compartidas a las monedas digitales, o activos criptográficos y Cru Classe Bordeaux realmente está estirando la imaginación.

Las criptomonedas para muchos todavía siguen siendo una rareza del mundo no físico, virtual y lo peor es que todavía transmiten una sensación relacionada a la estafa o al fraude. Un informe publicado en 2020 por la UE descubrió que los inversores habían perdido criptoactivos por valor de cientos de millones de dólares estadounidenses, debido a una estafa perpetrada por criminales. Este último es un activo físico y finito, con un historial probado de proporcionar un buen retorno de la inversión inicial.

Matthew O’Connell es el director de inversiones de Bordeaux Index, el mayor comerciante de vinos finos a nivel mundial. Ha ayudado a dar forma a algunas de las colecciones privadas de vinos más valiosas del mundo.

Sin embargo, Matthew O’Connell, jefe de inversiones en Bordeaux Index, sostiene que tanto Chateau Lafite como una criptomoneda como el Bitcoin ahora pueden considerarse como “activos duros” (algo con valor intrínseco) en el mundo posterior a Covid.

“Mucha gente está pidiendo que 2021 sea el “Año de los activos duros”, impulsado por las crecientes preocupaciones del mercado sobre la probabilidad de que la intervención del banco central en curso posterior a Covid (y una política fiscal más amplia) impulse una mayor inflación”, dijo el precavido O’Connell.

“Con su oferta finita, desagregación total o parcial de los gobiernos centrales y valores inherentes distintos de cero, los activos duros suelen considerarse como una protección eficaz contra la inflación”.

Según O’Connell, el Bitcoin y otras monedas digitales han sido uno de los principales beneficiarios de esta tendencia de invertir en carteras que se inclinan fuertemente hacia activos con valor (percibido) inmutable.

El ejecutivo le dijo a la revista inglesa que muchos inversores ahora perciben la naturaleza descentralizada de las criptomonedas (la licitación digital no depende de la política monetaria del gobierno) y la cantidad finita como cualidades altamente atractivas, comparables al vino como un activo duro confiable en tiempos turbulentos.

“Independientemente de los argumentos a favor y en contra de esta categorización para el Bitcoin, claramente ha sido uno de los impulsores clave del rápido crecimiento de los precios y el interés de inversión masivo, incluso de un gran grupo de inversores minoristas a nivel mundial”, dijo.

Los medios de comunicación mundiales están cada vez más obsesionados con las historias relacionadas con los temores sobre la inflación generalizada y el aumento de los precios de las materias primas. Esto, dice O’Connell, solo puede fortalecer el atractivo del buen vino o el whisky añejo como un activo de inversión y, de hecho, sus contrapartes poco probables en el mundo de las monedas digitales.

“El vino y el whisky son claramente activos duros (valor intrínseco distinto de cero, sin conexión con ninguna agenda del banco central) y tienen datos a largo plazo que muestran su fuerte correlación con la inflación, así como una baja correlación con los activos financieros tradicionales”, observó O’Connell.

“Como resultado, no ha sido una sorpresa para el Índice de Burdeos que hayamos visto un aumento muy significativo en la actividad de inversión durante la segunda mitad de 2020 (las aperturas de nuevas cuentas comerciales aumentaron un 60% en comparación con 2019) y también una sólida trayectoria de mercado, por lo que ahora en 2021 (+ 5% en vino y + 7% en whisky).

“Esperamos que esta tendencia continúe y, de hecho, se acelere en los espacios del vino y el whisky dada la tendencia de los activos duros y también considerando que los individuos de alto patrimonio neto y las categorías de inversionistas “minoristas”, ambas particularmente importantes, están muy activas en la actualidad”.

A principios de este año, el Índice de Burdeos informó ventas “récord” de Borgoña en 2020, y las propiedades clasificadas de Burdeos también se desempeñaron “por encima de las expectativas”. Una conclusión clave del informe de 2020 fue el dinamismo de la actividad observado en Asia.

“En 2020, vendimos más Borgoña que cualquier otro año”, dijo O’Connell. “Teniendo en cuenta la interrupción causada por la pandemia Covid-19, el desempeño del mercado global en general fue excepcional el año pasado. Los precios se mantuvieron estables, con un fuerte aumento de la demanda de vinos de Burdeos y Borgoña en el cuarto trimestre. Una vez más, el vino fino ha demostrado ser un activo muy fiable en una crisis ”. Se prevé que esta tendencia continúe en 2022 y más allá.

Botellas x Criptomonedas

John Kapon, presidente de Acker, las bebidas y las criptomonedas, de la mano, ya no como una moda, una tendencia que se afirma.

Un día más en el que otro gran nombre en el negocio del alcohol entra a la industria de las criptomonedas. Acker, la tienda de vinos más antigua de Estados Unidos, ha sido la última en anunciar que las subastas ahora aceptarán criptomonedas como pago.

Fundada en 1820, Acker también alberga la casa de subastas de vinos finos y especiales más grande de América del Norte. Para la casa de subastas Acker, esta es otra de una larga lista de primicias históricas sin precedentes en la industria del vino fino.

Acker se adentra a la moneda digital después de facturar 1,3 mil millones de dólares el año pasado.

John Kapon, presidente de Acker, dijo que “las criptomonedas ya no son una moda pasajera y, como una de las empresas con licencia más antiguas de Estados Unidos, Acker se enorgullece de aceptar esta novedosa forma de pago mientras continuamos evolucionando en nuestro tercer siglo como empresa”.

La criptomoneda ha llegado para quedarse y estamos contentos de ofrecer opciones adicionales de pago en un mundo que está en constante cambio. Esperamos que nuestra sólida red de amantes del vino crezca y hacer pronto más anuncios emocionantes en el espacio digital

John Kapon, presidente de Acker

La casa fue portada de una gran noticia en 2008, cuando realizó su primera venta en Asia, después de que el mercado se liberara de los prohibitivos aranceles sobre el alcohol. La venta generó más de 8 millones de dólares y consolidó su posición en la cima del mercado del vino.

Su posición se volvió aún más sólida después de convertirse en la primera empresa de subastas de vinos en alcanzar la marca de 100 millones de dólares en ingresos. La compañía también superó los umbrales de mil millones de dólares en ingresos de subastas en 2018.

El cambio a la criptomoneda será posible a través de BitPay, procesador de pagos de criptomonedas. BitPay recibirá pagos en nombre de la casa de subastas y luego los convertirá en monedas.

Acker declaró que en las subastas aceptarían Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH), Bitcoin Cash (BCH) y Dogecoin (DOGE) y las stablecoins BUSD, Gemini Dollar (GUSD) y PAX.

Mientras tanto, Acker no es la primer marca de la industria que ingresa al mercado. En el mes de abril, Kinsale Spirits, compañía de whisky irlandés, realizó una venta también en criptoactivos.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =