Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

En medio de la presión inflacionaria provocada por el aumento de los costos post pandemia, afirman que los consumidores ahora eligen bebidas más económicas. Sin embargo, estudios de mercado indican un comportamiento distinto. Mientras tanto, las compañías anuncian récords de facturación y compras compulsivas de pequeños productores.

Según el medio británico The Drinks Business, la crisis inflacionaria provocada por el aumento de los costos logísticos y del trabajo no hizo más que fortalecer la posición de los grandes grupos de bebidas como AB InBev, LVMH, Diageo, Pernod Ricard, Campari, Heineken, Carlsberg, Concha y Toro y algunos otros que eligen no aparecer en el radar de los analistas y medios que dudan del relato que se instaló durante la pandemia.

Claro que nadie puede dudar que los comercios minoristas la pasaron mal durante la pandemia, en los bares, pubs, vinerías y salones de fiesta no había nadie, no se tomaba ni una cerveza. Pero tampoco nadie puede dudar que esa cerveza que no se tomó en el pub o después de un partido de fútbol, durante la pandemia se tomó pero en casa, en el departamento solo o cerca de la familia.

La explosión de las apps y el comercio electrónico salvó, no solo a cientos de bares y restaurants de desaparecer -hubo muchos que no se adaptaron y nunca más abrieron- sino también a las grandes compañías productoras de bebidas que no solo no perdieron clientes sino que, por lo contrario, aumentaron sus clientes y, claro, el consumo de sus productos.

Esta situación se repitió con algunas pequeñas diferencias, en todo el mundo. En Argentina, en Colombia, en Chile, en Uruguay, Brasil, Paraguay y donde se les ocurra. en los grandes mercados, donde están los mayores consumidores del mundo también. Es más, en Estados Unidos, el Reino Unido, en los grandes países consumidores de Europa también y, por supuesto que también en toda la extensión del continente asiático. Nadie se salvó, en todas partes sucedió el mismo fenómeno, las compañías de bebidas aumentaron sus ganancias y fortalecieron su posición.

El análisis de los ingleses

Las ganancias operativas minoristas de Tesco -la tercera tienda minorista más grande del mundo, unos 3.400 comercios en todo el globo- cayeron un 10 % en los seis meses hasta fines de agosto, mientras que las ventas en todo el grupo (excluyendo su negocio de combustible) aumentaron más del 3 %. Los volúmenes suben pero los márgenes bajan y los clientes están “observando cada centavo”, dicen desde la compañía.

Los compradores, dijo, estaban cambiando a líneas económicas y de marca propia de productos de marca y, en consecuencia, sus ganancias para todo el año estarían en el extremo inferior de sus estimaciones anteriores. Sin embargo, no hay evidencia de esa tendencia en el sector de las bebidas.

A pesar de que todos reconocieron que serían firmes al aceptar aumentos de precios para combatir el aumento del costo de los materiales y los salarios, los grupos mundiales de bebidas están avanzando a través de las tormentas inflacionarias.

La división del grupo francés Pernod Ricard en Reino Unido está inyectando inversiones adicionales en marcas clave en el período previo a la Navidad con la expectativa de un otoño excelente basado en el impulso adicional de la Copa del Mundo que se jugará en Qatar, ​​mientras que tanto Diageo como Constellation Brands informan un crecimiento comercial saludable.

Diageo dijo a sus accionistas en su reunión anual que había tenido “un buen comienzo” para el año fiscal que comenzó en julio, “con un crecimiento orgánico de las ventas netas en todas las regiones”.

El presidente ejecutivo Ivan Menezes dijo: “Seguimos bien posicionados para cumplir con nuestra guía a mediano plazo… de crecimiento orgánico de las ventas netas consistentemente en el rango de 5% a 7% y crecimiento orgánico de las ganancias operativas de manera sostenible en el rango de 6% a 9%.”

Como han dicho en numerosas ocasiones tanto Menezes como Alexandre Ricard, su homólogo en Pernod Ricard, la tendencia a la compraventa de vinos y licores se mantendrá porque, incluso en tiempos difíciles, los consumidores querrán consolarse con pequeños lujos y tener que recortar artículos más caros.

Fue un tema del que se hizo eco Bill Newlands, director ejecutivo de Constellation Brands, al anunciar sus últimos resultados.

Lejos de enfrentar la resistencia de los consumidores, dijo que “las tasas de compra que hemos visto han ido en aumento”, a pesar de que la inflación en EE.UU. se dirige al 8% en 2022.

“Las tendencias de premiumización impulsadas por el consumidor continúan en todas las bebidas alcohólicas”, dijo Newlands sincerándose y agregando que, “lo que brinda una mayor confianza en la resistencia de la premiumización como un impulsor fundamental de la demanda de nuestras marcas.

En el segundo trimestre de su año fiscal, las ventas netas de Constellation aumentaron un 12 % en comparación con 2021. Las ventas de cerveza, que representan el 80 % del negocio del grupo, crecieron un 15 %, mientras que las ventas de vinos y licores aumentaron un 1 %.

“Nuestro negocio de cerveza”, dijo Newlands a los analistas, “registró un crecimiento de agotamiento de casi el 9 % [es decir, 9 millones de cajas adicionales en el trimestre], nuestra cartera de vinos ganó participación y superó a toda la categoría en los canales rastreados, mientras que nuestras marcas de bebidas espirituosas artesanales superaron a las más altas. segmento final de la categoría de licores.

“Kim Crawford, Robert Mondavi Private Selection, Meiomi y Ruffino y nuestra marca de vinos finos más grande, The Prisoner, generaron un sólido crecimiento por agotamiento. En nuestra cartera de licores artesanales, High West, Casa Noble y Mi Campo lograron un fuerte crecimiento de agotamiento de dos dígitos”, dijo.

Las ganancias comparables, ajustadas por elementos únicos, aumentaron un 33 % interanual a 3,17 libras por acción. Sin embargo, sin ajustar, la compañía tuvo una pérdida neta de 1.150 millones de libras o 6,30 libras por acción, en comparación con una ganancia neta de 1,5 millones o 0,01 libras por acción hace un año.

Gran parte de eso se debió a las continuas amortizaciones de la inversión de más de 4.000 millones de dólares en el productor canadiense de cannabis Canopy Growth, donde Constellation ha sufrido un deterioro adicional de 1.100 millones de dólares en su participación controladora.

Newlands se mantiene optimista sobre Canopy, que recientemente vendió sus puntos de venta minoristas canadienses para convertirse únicamente en un productor y mayorista. Pero gran parte de la apuesta de Constellation depende de si el Congreso de EE.UU. suaviza las restricciones federales sobre la venta y posesión de productos de cannabis.

Sin embargo, Constellation está de buen humor. No solo se adelantó al cronograma para devolver 5.000 millones de dólares en efectivo a los accionistas para el final de su año financiero, sino que también aumentó su orientación.

El jefe de finanzas, Garth Hankinson, dijo: “Dado el sólido desempeño de nuestro negocio de cerveza, ahora apuntamos a un crecimiento de las ventas netas para todo el año fiscal 23 del 8 % al 10 % y un crecimiento de los ingresos operativos del 3 % al 5 % para ese negocio”.

Sin embargo, no espera más que un desempeño plano de la división de vinos, que Constellation ha recortado aún más al vender más marcas de bajo margen a The Wine Group en un movimiento destinado a remodelarlo hacia el extremo superior del mercado.

El acuerdo incluye a Cooper & Thief, Crafters Union, The Dreaming Tree, Monkey Bay, 7 Moons y Charles Smith Wines.

El fuerte flujo de efectivo significa que Constellation continúa buscando adquisiciones de nicho para fortalecer aún más su cartera de bebidas espirituosas, pero los rumores de una mega fusión con el grupo de bebidas energéticas Monster parecen estar desapareciendo.

Constellation, sin embargo, está a punto de gastar 1.500 millones de dólares en compensar a la familia Sands a cambio de que ponga fin a la estructura accionaria de dos niveles del grupo, una propuesta que se someterá a votación el 8 de noviembre próximo.

Si pasa, como parece muy probable, Constellation se volverá más atractivo para los inversores, a pesar de que Sands sigue siendo el mayor tenedor individual.

Los buenos deseos llegan a todos

Aun así, los analistas son optimistas y se unen a Newlands, Menezes y Ricard, todos ellos esperan que los consumidores sigan disfrutando de eventos como la Copa del Mundo, las fiestas navideñas, el invierno, el verano y sigan comprando a pesar de las incertidumbres mundiales y la inflación creciente.

Acá en Latinoamérica, más allá de la política y los cambios de vientos de la economía, algunos creen ver una gran oportunidad para dejar de ser los hermanos pequeños y otros eligen ser conservadores para esperar nuevas señales para poder dar zarpazos y seguir creciendo conquistando nuevos mercados y oportunidades como las que ofrece el tequila, el malbec y espirituosas como el gin.


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + ocho =