Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

La demanda de los consumidores de productos 0% y con bajo contenido de alcohol aumentó más del 7 % en volumen en 10 mercados globales clave. Los analistas de ISWR pronostica que la categoría registrará una tasa de crecimiento anual compuesta superior al 7 % hasta 2026.

Para hablar de esta categoría y de volúmenes y dinero bien vale mencionar una cifra importante de la industria de las bebidas en el mundo como puede ser el valor de mercado de bebidas con alcohol pero sólo de los Estados Unidos, U$S 200.000 millones, el gran mercado del consumo.de bebidas como el vino, el whisky, kombucha, café o cualquier bebida que pueda tener un poco de alcohol.

Después de mencionar el dato, sin dudas que es para destacar que las ventas globales del valor de la categoría sin alcohol y con bajo contenido de alcohol superaron los $ 11 mil millones en 2022, y se espera que el crecimiento se acelere aún más en los próximos años, según datos de IWSR.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es intro-1582576155.jpg
Con o sin alcohol. Baja calorías. Con poco alcohol. Puede ser casi todo al mismo tiempo. La evolución del producto va de la mano de la demanda de los consumidores que es cada vez más diversa.

Más allá de ese colosal consumo, en todo el mundo cada vez hay más consumidores que valoran ofertas más saludables y muy bien dispuestos a consumir bebidas con 0% o muy bajo contenido alcohólico no solo durante la semana laboral sino también como una manera de mantenerse más saludables.

A partir de ese deseo, cada vez más fuerte en este Siglo XXI, la categoría de bebidas con contenido de alcohol bajo o sin alcohol hace tiempo comenzó a dejar su huella en la industria de las bebidas y los analistas del mercado aseguran que la tendencia dejó de ser una moda y que muy probablemente no solo se sostenga sino, además, crezca cada vez más fuertemente.

Y las grandes compañías de la industria ya lo saben. Muchas trabajan en el desarrollo de ellas desde hace varias decadas con mayor o menor suerte pero siempre creyendo que la categoría es importante no solo para el consumidor sino también para el gran negocio de las bebidas.

“La categoría dinámica sin/con bajo contenido de alcohol presenta oportunidades para un crecimiento incremental de las ventas a medida que los consumidores vienen llegando de categorías de bebidas como refrescos y agua”, explica Susie Goldspink, directora de sin alcohol y con bajo contenido de alcohol en la consultora IWSR. 

La primera en Uruguay, la Pilsen Soul, ya fue reemplazada por la Pilsen 0,0 % , liviana en calorías, pero preservando la calidad, el aroma y el sabor de la Pilsen clásica. 

“A medida que más personas optan por evitar el alcohol en ciertas ocasiones, o se abstienen por completo, el consumo sin alcohol aumenta constantemente su participación en la categoría sin alcohol” agrega la analista sin explicitar que los consumidores de estas bebidas no solo vienen de consumir alcohol sino también de bebidas sin nada de alcohol, o sea, de otras bebidas supuestamente más saludables.

Según una encuesta de Gallup realizada en 2021 y para sorpresa de muchos prejuiciosos, el 40 % de los adultos estadounidenses dice que no consume bebidas, como licores, vino o cerveza, entre las marcas más bajas registradas durante las últimas dos décadas, frente al 35 % en 2019. 

Es una de las principales razones por las que los grandes fabricantes de bebidas alcohólicas, como las super cerveceras Molson Coors y AB InBev, inundaron el mercado con sus propias ofertas y las pequeñas empresas emergentes, como Athletic Brewing, crecieron rápidamente y atrajeron millones de dólares para poder financiar el desarrollo de nuevas bebidas de este tipo.

Con las ventas de muchas cervezas tradicionales en su punto máximo y un crecimiento de ventas cada vez más difícil de lograr, la posibilidad de participar en una categoría con ventas que superan el 7% anual, resulta demasiado difícil para que los ejecutivos de las grandes compañías se resistan. 

Es más, a esta altura del desarrollo de este mercado para nada nuevo, según los datos de la ISWR, ya es muy común cambiar entre productos con bajo contenido de alcohol y sin alcohol, tanto en la misma ocasión como entre diferentes. El estudio señala que el 78 % de los consumidores de productos bajos o 0% también beben otras bebidas con alto contenido de alcohol.

Lo saludable, la clave.

O sea, se puede estar en un bar tomando una cerveza y al rato, mientras se acerca la hora de volver a casa, algunos le piden al bartender una bebida con 0% de alcohol.

Dado que los compradores, especialmente los grupos más jóvenes, muestran su disposición a alternar entre el alcohol y los productos que contienen poco o nada, marcas como Guinness, HeinekenCorona, Quilmes, Sol y Budweiser tienen ofertas que abarcan ambas categorías. 

Hace apenas dos meses, la estadounidense Molson Coors presentó su primera línea de cócteles listos para beber sin alcohol, Roxie, cuyo objetivo es recrear la experiencia del cóctel artesanal. Es claro, el crecimiento ha atraído la atención de empresas que tradicionalmente no han jugado en el espacio. 

En noviembre pasado, Keurig Dr Pepper compró una participación minoritaria en Athletic Brewing a través de una inversión de U$S 50 millones en el fabricante de cerveza artesanal sin alcohol. La inversión se produjo unos meses después de que Keurig Dr Pepper hiciera una gran apuesta en la categoría de bebidas sin alcohol en rápido crecimiento tras la adquisición de la marca de cócteles listos para beber Atypique .  

Como es lógico, ante la intensa e histórica competencia entre las dos grandes empresas de refrescos, como PepsiCo y Coca-Cola, también han entrado en la categoría. 

En 2021, PepsiCo presentó una línea de cócteles sin alcohol premium  llamados Unmuddled que fueron diseñados para consumidores que buscan experimentar, variedad de sabores y una experiencia de calidad de bar en casa. 

Coca-Cola respondió rápido con la marca Simply para cócteles sin alcohol con una oferta llamada Simply Mixology que se puede mezclar con o sin alcohol.

IWSR señaló en su análisis que uno de los principales desafíos que enfrenta la categoría sin/baja es la disponibilidad que se puede encontrar en los mercados más pequeños donde la góndola todavía hoy no parece ser tan tentadora.

En varios mercados, la empresa descubrió que a menudo hay falta de visibilidad y confusión entre los minoristas acerca de dónde deben mostrarse las ofertas; en el pasillo de cervezas/vinos/licores, entre refrescos o solos.


Compartir

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =