Contacto

Florida 1065 C1005
C.A.B.A. Argentina

Disponibles
Lunes a Viernes. 9/18 hs
Compartir

Para el 2030 se enfocará en aumentar nuevos modelos comerciales que requieren poco o ningún envase de un solo uso. El negocio de de agua con gas SodaStream será clave. La mitad de la cartera del negocio de alimentos y bebidas en la mira.

Más allá que las críticas de analistas y periodistas del sector de bebidas no se detiene después de tantas promesas y proyectos de reducción del uso de plásticos y otros materiales que provocan una alta contaminación, PepsiCo y su archirrival Coca-Cola siguen con la política de presentar proyectos y realizar anuncios para realizar anuncios sobre compromisos de reducción del uso de materiales contaminantes como los plásticos de sus envases de refrescos, aguas embotelladas, tés y bebidas deportivas que no están haciendo lo suficiente para reducir el impacto sobre el medio ambiente.

Coca-Cola estima que produce 120.000 millones de botellas de plástico de un solo uso cada año, mientras que un informe de la Fundación Ellen MacArthur dijo que PepsiCo consume 2,3 millones de toneladas métricas de plástico al año. Ambos números, según entes ambientalistas y especialistas son una locura imposible de ignorar.

A principios de este año, Coca-Cola presentó nuevas botellas hechas de material plástico 100% reciclado. Ya en 2018, el fabricante de Diet Coke y Sprite se comprometió a recolectar y reciclar el equivalente a una botella o lata por cada una que venda para 2030, hacer que el 100% de sus envases sea reciclable para 2025 y usar 50% de material reciclado en sus botellas y latas para 2030.

Al igual que otras empresas de bienes de consumo (CPG), los de PepsiCo no son ajenos a hacer promesas para reducir su huella ambiental, pero su anuncio más reciente parece abrazar una agenda más ambiciosa. Hace solo dos años, PepsiCo prometió reducir el 35% de su contenido de plástico virgen en su cartera de bebidas para 2025. Ahora tiene como objetivo una reducción del 50% en bebidas y alimentos para 2030.

Los analistas recibieron con beneplácito la noticia, “finalmente, nos vamos poniendo serios”.

“Pep + es el futuro de nuestra empresa”, dijo el mediático Nº 1 Ramon Laguarta, presidente y director ejecutivo de PepsiCo, en un comunicado. “Refleja una nueva realidad empresarial, donde los consumidores están cada vez más interesados ​​en el futuro del planeta y la sociedad”, en Negocios Líquidos, le creemos.  

Durante la pandemia, los envases sostenibles se han convertido en una de las principales prioridades, ya que los consumidores muestran más interés en su huella medioambiental y la del sistema alimentario en general. Es probable que esto haya intensificado la presión sobre las empresas productoras de bienes de consumo para que vayan un poco más allá de sus compromisos anteriores.

Los consumidores, posiblemente muy tocados por los efectos de la pandemia, cada vez piden más y más y es muy posible que esas exigencias no se diluyan sino todo lo contrario, posiblemente sean mayores. Según varios estudios, casi dos tercios de los consumidores consideran importante que los productos que compran estén en envases reciclables, según el Informe global de compras ecológicas 2021 de Trivium Packaging. El informe también encontró que más de la mitad (54%) tiene en cuenta los envases sostenibles al seleccionar un producto.

Además de su compromiso de reducir el uso de plástico virgen, PepsiCo está aprovechando el halo de sostenibilidad que ofrece su flamante plataforma SodaStream.

El fabricante de agua con gas, comprado por PepsiCo en los Estados Unidos por 3.200 millones de dólares en 2018, permite a los consumidores usar una máquina para hacer una bebida que pueden cargar en sus propios envases en casa, reduciendo la necesidad de nuevas botellas de plástico. Si PepsiCo puede expandir el sistema a nuevos mercados -de hecho ya lo está haciendo- y atraer a los consumidores con sabores adicionales, podría evitar la necesidad de más de 200.000 millones de botellas de plástico para 2030 afirman con seriedad desde la compañía.

La compañía de bebidas y snack’s de New York también señaló que ha estado invirtiendo en tecnología de packaging de alimentos y ahora presenta una bolsa totalmente compostable hecha con materiales de origen vegetal que ya se aplican en algunas marcas de la compañía en EE.UU. 

De modo muy inteligente, y pensando en costos, los de PepsiCo afirman que están dispuestos a trabajar con otras empresas para obtener licencias de la misma tecnología sin costo para generar impulso para un sistema circular de envasado de alimentos.

Nada de opinión, dato puro y mucho más serio en Sudamérica donde la conciencia ambiental todavía no es tan popular.

Greenpeace, que como es habitual critica y critica, a veces sin conocimiento, ha realizado un descargo criticando los esfuerzos de las CPG para abordar la sostenibilidad, tuvo críticas mixtas sobre el impulso de sostenibilidad de PepsiCo. John Hocevar, director de campaña de océanos de Greenpeace USA, dijo que el sector produce billones de artículos cada año que se empaquetan en plástico desechable, algo que no se puede superar con el reciclaje.

“El aumento de las tasas de reciclaje y el contenido reciclado trae algunas ganancias incrementales, pero mientras ese siga siendo el foco de atención del sector, el problema continuará empeorando”, dijo Hocevar. “Es alentador conocer los planes de Pepsi de hacer crecer la parte SodaStream de su negocio, pero la empresa necesita establecer objetivos ambiciosos de reutilización / recarga para todos los productos y marcas”.


Compartir

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + diecisiete =